¿ Qué son las vitaminas naturales?

Las vitaminas naturales son las que se extraen a partir de la fuente natural que las contiene, es decir, se ingieren tal y como las da la naturaleza y el cuerpo las necesita: a partir de un alimento que las contiene, pues un alimento que contiene un micronutriente también tiene los elementos que actúan en sinergia para que dicha vitamina, o micronutriente se aproveche y no sea eliminado ni cause daño.

Una provitamina es una sustancia que puede y tiene que ser transformada en el cuerpo, el mejor laboratorio que se conoce, por el propio metabolismo o factores externos en la vitamina para ser aprovechada como ocurre con la provitamina D3 que se transforma en vitamina D3 en la piel por acción de la radiación Ultravioleta, o lo que ocurre con la carotina o beta-caroteno, sustancia que le confiere el color rojo anaranjado a las zanahorias. El betacaroteno es transformado por el cuerpo en vitamina A.

Las vitaminas pueden provenir de la dieta diaria, del sol o de suplementos. Sea como sea, son imprescindibles para una vida saludable. Una falta de vitaminas, conlleva a muchos problemas que acaban en el mal funcionamiento de nuestros órganos. Como consecuencia, lo que puede comenzar como una fatiga, puede acabar en enfermedades en ocasiones muy graves.

Las vitaminas – ¿Pueden ser dañinas? ¿Es bueno tomar vitaminas?

La respuesta debería ser muy simple, pero se complica, como siempre con la intervención de la industria. No todas las vitaminas se elaboran igual. Muchas de las que hay en el mercado, son de origen sintético.

Las vitaminas naturales no hacen daño, son biodisponibles y el cuerpo las reconoce como propias y las gestiona según su necesidad, mientras que las vitaminas sintéticas se elaboran de forma química en laboratorios. Por ejemplo, la vitamina C sintética se elabora a partir de mezclas de ácidos que irritan el revestimiento del tracto digestivo. Es sólo una copia del ácido ascórbico natural. Este tipo de ácido fraccionado, químico nunca creció en el suelo, ni recibió la luz del sol, sino que es un subproducto del ácido sulfúrico. En este caso, hemos de decir que la vitamina C sintética sí puede ser perjudicial, sobre todo si se ingiere exceso.

Una vitamina (provitamina) natural, no es nunca excesiva. El cuerpo la digiere y lo que necesita, lo transforma, eliminando lo que no necesita.

Vitaminas naturales poco naturales

¿Sabía usted que más del 95% de todos los suplementos vitamínicos que se venden hoy, se clasifican en la categoría de sintético?

¿Cuál es el problema con las vitaminas sintéticas?

Las versiones sintéticas de las vitaminas contienen compuestos químicos que no estaban destinados al consumo humano y que no se originan en la naturaleza. De manera antropológica, estamos hechos para comer los alimentos que recogemos de la tierra, no los que se originan en un laboratorio.

Desafortunadamente (y esto se debería conocer bien) en la mayoría de países, las vitaminas se clasifican como naturales si contienen sólo el 10% de la forma natural de la vitamina. Esto significa que su vitamina natural puede tener 90% de químicos producidos sintéticamente. Las vitaminas B y C, generalmente son sintéticas. Están hechas para imitar la manera en que las vitaminas naturales actúan en nuestro organismo.

La naturaleza es muy sabia y nos conoce bien. Las vitaminas naturales que se extraen directamente del material de la planta que las contiene, contienen también otros elementos fundamentales que son necesarios para que la propia vitamina haga su trabajo en el cuerpo. A veces trazas, a veces otras vitaminas o minerales que actúan en perfecta sinergia con el elemento en sí. Sin embargo, las vitaminas sintéticas carecen de minerales (salvo que también sean agregados de forma sintética en multivitaminas con sales minerales). Los famosos “complejos vitamínicos” y el organismo tiene que utilizar de su propia reserva para gestionar esa vitamina y esto puede ocasionar un déficit peligroso de minerales.

La discusión de que si las vitaminas hacen daño, o no, hay que ponerla en “cuarentena”: ¿Hace daño comer mucha acerola (la fruta con la vitamina C de mayor calidad que se conoce)? Definitivamente no. A lo sumo le puede dar un empacho, o una diarrea al glotón, pero el sobrante de esa vitamina C contenida en la acerola que es de alta calidad y biodisponible, se eliminará por la orina. El cuerpo toma lo que necesita y lo convierte en vitamina C. No obstante, el hecho de que las vitaminas le hagan daño o no, es otra historia. Las personas no se percatan de que todas las vitaminas (incluso las que se venden como suplemento dietético en herboristerías) no se elaboran con principios activos naturales. De hecho, muchas son sintéticas.

Vitamina C
Volviendo a la acerola o fuente de vitamina C, también conocida como Ácido Ascórbico, mejora las condiciones generales del cuerpo. Es uno de los mejores antioxidantes, ayuda a prevenir muchas enfermedades. Además, ayuda a otros nutrientes a ser fijados en el cuerpo, como ocurre con el hierro, el calcio, etc…
La vitamina C es denominada la “Vitamina anti-estrés por excelencia”, su uso se recomienda en personas que sufren de alcoholismo, personas que usan corticoides, antidepresivos, antibióticos y en el consumo frecuente de ácido acetilsalicílico. Mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.
Como ocurre con la vitamina C, cada vitamina tiene su rol. Utilicemos una fuente de confianza, que es la que nos da la naturaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s